La "Lección de Vida" de María de Villota, en el colegio Valdefuentes de Madrid

El ciclo formativo tiene además un fin solidario: la captación de fondos para financiar tratamientos de fisioterapia que mejorarán la calidad de vida de los niños de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, y la recogida de alimentos, junto a Avanza ONG, con destino a familias desfavorecidas.

 

El “Legado María de Villota” prosigue su actividad, tras las últimas acciones realizadas durante el verano en Santander. Los Valores de María de Villota siguen vivos, y continúan formando a  jóvenes estudiantes, a través del ciclo de conferencias “Lección de Vida”, impartido en distintos centros escolares. Ayer fue el turno de los alumnos del colegio Valdefuentes de Madrid. El salón de actos del centro, repleto de jóvenes, acogía este encuentro, dirigido por el expiloto y padre de María, Emilio de Villota, y el Director General de la Fundación Deporte Joven, Alfonso Jiménez.

Esta iniciativa, que tiene como objetivo dar continuidad a los Valores que fueron seña de identidad de la querida piloto, se realiza además con un fin solidario, ya que recauda fondos para financiar tratamientos de fisioterapia que contribuyen a mejorar la calidad de vida de los niños de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, con la que María se implicó activamente tras sufrir su accidente. Tampoco olvida a personas que atraviesan por dificultades y organiza, junto a Avanza ONG, acciones de captación de alimentos en los propios colegios, con colaboración directa de los alumnos.

 

Durante el encuentro, y con apoyo audiovisual, los escolares asistieron a un recorrido por las distintas etapas de la vida de María, profundizando en los Valores que abanderó: la constancia, el espíritu de equipo y el esfuerzo, en su trayectoria como piloto, y la superación personal, el optimismo y la solidaridad, que reflejó tras sufrir el grave accidente que le apartó de los circuitos. Unos Valores que María convirtió en pautas de vida, con especial dedicación a las personas desfavorecidas. Como ella misma decía, “tomando el pulso a la gente; aunque duele, la forma más bonita de estar vivo”.

Please reload